Presentación de la Editorial Drácena

El jueves, 9 de abril, a las 20h. nos citamos en la librería para un encuentro entre lectores con motivo de la presentación de la Editorial Drácena y sus actuales publicaciones. Nos acompañarán el escritor Gastón Segura y el responsable de comunicación de la editorial, Nacho Wilhelmi, quienes se ocuparán de explicarnos el proyecto que se traen entre manos. 


Drácena no es una editorial ni dependiente ni independiente; es, sencillamente, una editorial pequeña, casi mínima, por no decir que etérea, cuya pretensión, si nada lo impide, es difundir textos editados y extraviados en el tiempo y, por supuesto, tantos cuantos originales nos gusten, con una única condición: que hayan sido concebidos en lengua española.

Hay otras editoriales que se ocupan de traducir; nosotros sólo de autores en castellano, preferentemente del siglo XX hasta nuestros días. No importa de dónde sean y cómo vengan, ni ellos, ni sus textos; lo que importa es su empeño, la literatura; o sea, su uso acendrado y particular del castellano para recrear el mundo. A eso nos atendremos siempre para editar un texto.

Y como dijo el indio que «el mundo es ancho y ajeno» y sus extremos son infinitos y recónditos, hemos dispuesto los medios, en papel y en e-book, para alcanzarlos velozmente a todos; de esta ribera y de la otra del Atlántico, y de aun más allá.


Ensayo imprescindible tanto por ser el primer texto enjundioso que publicara Roberto Arlt, como porque esta edición, profusamente anotada, permite un acercamiento a quiénes son y cómo vivieron los «inventores» de lo que se llamó ocultismo y que todavía pervive en ese grupo difuso que se autodenominan «espirituales». Pues si por un lado Las ciencias ocultas en la ciudad de Buenos Aires encierran un indudable componente biográfico que nos acerca a la peripecia vital de un joven Arlt al borde de publicar su primera gran novela, El juguete rabioso; por otro, línea tras línea, nos desvelan a los protagonistas y las claves con que se urdió esa inmensa engañifa que se entiende como esoterismo y «espiritualidad», y que Arlt, con una perspicacia fuera de lo común para su edad, captó y denunció en estas breves, cuanto certeras, páginas. Por ambos componentes y por la rabia con que están escritas, Las ciencias ocultas en la ciudad de Buenos Aires se convierten en más que un ensayo, en un manifiesto entre biográfico y desenmascarador de una actualidad y un interés indudables.


Animada por su rotundo éxito de más de 45.000 lectores en la red, Drácena pone ahora en las librerías este simpático y ejemplar serial sobre la vida cotidiana en Madrid. En efecto, Los cuadernos de un amante ocioso fueron apareciendo por entregas semanales y en forma de blog, a lo largo de 2011 y el primer trimestre de 2012. Y aunque aparenten el diario de una pareja, no lo son; quizá, reunidos ahora, en forma de libro, tengan algo de novela, pero tampoco llegan a serlo, y ni siquiera alcanzan la minuciosidad para considerarse una crónica de ese año y, sin embargo, no dejan de serla. ¿Qué son pues Los cuadernos? Sin duda un retrato, por momentos irónico, por momentos enternecido, de la vida de una pareja en España, a principios del siglo XXI, y un excelente ejercicio literario capaz de leerse sin perder nunca la sonrisa.
 

La vorágine es una novela grande en todos los sentidos. Pocos relatos del siglo XX se le pueden acercar y menos aún siguen ocasionando tantas disputas sobre sus inabarcables significados. Así, La vorágine puede ser leída como la escarnecedora denuncia de la explotación inhumana de los caucheros en las selvas de la cuenca orinoco-amazónica, pero también como la novela iniciática del inmediato indigenismo o incluso, como opina Gutiérrez Girardot, como la tragedia del hombre moderno abocado al nihilismo ante la impiedad de cuanto le rodea y el rotundo fracaso de sus anhelos. Sea como fuere, La vorágine es un relato descomunal y desbocado, que si arranca con un regusto entre el Romaticismo y el Naturalismo, concluye con un lenguaje propio que consigue estremecer al lector cuando lo enfrenta sin redención con la vacuidad del existir. No en balde fue, hasta la aparición de Cien años de soledad, la gran novela de Colombia, y sigue siendo una de las piezas maestras de la narrativa hispánica del siglo XX. 

Dibujo de Inma González Salvadores

Gastón Segura nació en Villena en 1961. Se trasladó a Caudete a los siete años, y entre ambos pueblos pasó su vida hasta que, a su debido tiempo, marchó a Valencia para licenciarse en Filosofía. En 1990, se instala en Madrid, y tras probar suerte en diversos oficios, en 1996 decide dejarlo todo para dedicarse a la escritura.

En 1999, resultó finalista absoluto del XXIII Premio Azorín con su primera novela, todavía inédita, Las calicatas por la Santa Librada. Ha publicado las crónicas africanas A la sombra de Franco (2004) e Ifni: la guerra que silenció Franco (2006), también la crónica local, El coro de la danza (2006) y el ensayo Gaudí o el clamor de la piedra (2011), que resultaría seleccionado como lectura recomendada en los cursos de doctorado de la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid. También la novela Stopper (2008), que sería distinguida como lectura imprescindible por el Dpto. de Lenguas Modernas de la Unversidad Estatal de California.