Segunda sesión Proyecto Eureka


El lunes 24 y el martes 25 de noviembre se celebra la segunda sesión del Proyecto Eureka, coordinado por Luis Javier Pisonero, y que aborda variados temas de poesía, fotografía y narrativa con la participación de expertos en la materia. Recordad que los interesados se tienen que apuntar a través del correo electrónico debateseureka@gmail.com.

El lunes 24, a las 20 horas, es el turno de la fotografía, que se centrará en el desnudo fotográfico, bajo el 
epígrafe Desnudos fotográficos ¿el cuerpo como representación del cuerpo?

Desnudos fotográficos
¿El cuerpo como (re)presentación del cuerpo?

“Ante ¿qué permanecemos ciegos/as al ver un cuerpo por más desnudo que esté?”
-Meri Torras

“No se nace mujer, una llega a serlo”
-Simone de Beauvoir

Entendemos el espacio corporal como una encrucijada discursiva, que nos llega cruzado por una pluralidad de discursos de orden diverso -la psicología, la medicina, la sociología, la filosofía, la religión, el arte…- cuyo conocimiento del cuerpo despliega estrategias de (re)presentación vinculadas al saber/poder. Nos escribimos en el cuerpo y, a la vez, el cuerpo (nos) escribe. ¿Qué dice nuestro cuerpo sobre nosotras/os mismas/os? ¿Cuáles son los parámetros socializadores que nos convierten en un cuerpo? ¿Qué potestad o control poseemos sobre nuestro relato? El cuerpo puede leerse como un texto bio-político dentro de una red de códigos que le permiten significar, (re)presentar y ser. ¿Puede el cuerpo ser pensado como una materialidad precisa, ajena a la cultura y sus formas?. ¿Más que tener un cuerpo o ser un cuerpo, nos convertimos en un objeto que negociamos? Durante nuestro devenir como sujetos vivimos dentro una serie de coordenadas que nos hacen identificables y (re)conocibles.

Posibles líneas de debate:
¿Nuestra imagen nos representa, inclusive la desnuda? ¿Cómo discernir entre el “verdadero” cuerpo (re)presentado y el “falso” cuerpo (re)presentado?
Si hay un cuerpo que no cabe en la (re)presentación, si no lo alcanzamos a representar, ¿dónde está ese cuerpo?, ¿cómo podemos conocer ese cuerpo?, ¿cómo vamos a hallar ese cuerpo si no es a través de alguna (re)presentación?
¿Qué discursos sobre la sexualidad se ponen en juego en las fotografía de desnudos? ¿En qué medida se encuentran imbricados a los discursos sobre sexo y género? ¿Qué actitud adoptamos ante esos discursos?

El martes 25 nos centraremos en la poesía y la narrativa. En el primer debate nos adentraremos en la intimidad del poeta y su exhibicionismo.
 
¿Hay otra cosa que no sea nuestra intimidad?
El poeta que se exhibe

“El poeta es un fingidor. / Finge tan completamente / que hasta finge que es dolor / el dolor que de veras siente”
-Fernando Pessoa

“Un frenesí de mostrarse, cada vez más osado, nos envuelve. La comunicación de velocidad nos lo exige…”
-Alberto García-Alix

Jugamos con las palabras. Lo sabemos. La célebre autopsicografía de Fernando Pessoa lo pone en evidencia. La intimidad se exterioriza en muchos poemas, y en una realidad informática cada vez más global y abierta: caemos en lo que Lacan llamó la extimidad, una intimidad que se exterioriza, que se exhibe. ¿Qué estamos mostrando realmente? ¿Qué estamos exhibiendo? Habría que preguntarse si es posible hablar de algo que no se ha vivido o experimentado de alguna manera, por más indirecta que sea. ¿Qué sucede con esta intimidad exhibida? Habría que preguntarse qué quiere mostrar realmente, a dónde quiere ir, qué hay tras eso que contiene el poema, qué es lo que quiere mostrar.
Posibles líneas de debate:
¿Se puede escribir sobre algo que se desconoce, algo que no sea íntimo, que no esté profundamente arraigado en quien escribe?
¿Qué identidad tiene la voz poética, qué muestra y qué esconde, qué rol quiere asumir con sus palabras?
¿Qué implica exponerse en poesía, qué se muestra y que se vela, qué se decide escribir y qué sucede más allá de lo pensado?
¿La personalidad del poeta influyen en sus textos? ¿Altera algo? ¿O el poeta profesional finge más allá de todo eso?

Y ese mismo martes a las 21 horas, se abordará la utopía y la distopía en la narrativa contemporánea.

¿Tiempo de desesperanza?
La utopía y la distopía en la narrativa contemporánea

“Nada tiene, pues, de extraño que haya un ambiente propicio para la distopía, un sentimiento contrautópico generalizado, una sensación de desánimo, de pesimismo, de unánime desencanto. El elemento que refleja mejor ese ambiente es, como en el origen del género, el material imaginativo. El reino de la distopía ha sustituido, en la imagen de los fabuladores, el sueño de la utopía, y ha disuelto su deseo inicial en la desesperanza”.
-Luis Núñez Ladeveze

“Y de ser así, ¿será la distopía la única forma literaria, dentro del utopismo, de evaluar el futuro?”
-Gabriel Saldías

Núñez Ladeveze presenta la distopía como el punto de referencia para la mente crítica. Asegura que la literatura se manifiesta impregnada de distopía al mostrar su pesimismo frente al progreso tecnológico, la reserva emocional frente a los productos de la industrialización o el desdén intelectual por la masificación cultural.
En Proyecto Eureka nos preguntamos si sigue habiendo espacio para la utopía en la narrativa actual o si la distopía continuará siendo el género predominante a la hora de criticar el presente e imaginar el futuro.

Posibles cauces de debate:
¿Sigue habiendo espacio para la utopía en la narrativa actual?
¿Qué representan las utopías y distopías en nuestro pensamiento contemporáneo?
¿Cómo se lee y cómo se escribe una utopía hoy en día?
¿Refleja el creciente uso de la distopía la desesperanza o se trata sencillamente de una variación en la perspectiva, un cambio en el «desde dónde» pero no en el «qué» se analiza?
¿Qué persigue el narrador que opta por la perspectiva distópica?
¿Cómo influye este enfoque en la percepción del lector?
¿Qué género es más eficaz a la hora de criticar o construir un modelo social?
¿Es el foco de estos géneros el presente? ¿El futuro ya está aquí, o queda algún tiempo al que ir?