Homenaje a Juan Ramón Jiménez. Centenario de Platero y yo

El jueves 4 de diciembre, desde las 20 horas, con la excusa del centenario de la publicación de Platero y yo, rendimos tributo a uno de los poetas fundamentales del siglo XX español, el onubense Juan Ramón Jiménez, ganador del Premio Nobel en 1956.

El homenaje será conducido por María Luisa Salazar Benítez, profesora jubilada, Maestra y Licenciada en Filosofía y Letras, con la colaboración de Fancisco Tagle González, presidente de la Asociación teatral cultural El Abanico, situada en Ventas de Retamosa, Toledo. Charlaremos sobre la figura de Juan Ramón Jiménez, se recitarán algunos de sus versos y proyectaremos imágenes del poeta y su vida.



Juan Ramón Jiménez fue un importante poeta español. Nació en Diciembre de 1881 en Huelva, España, y murió en San Juan, Puerto Rico, en 1958. Sus padres se dedicaban exitosamente al comercio de vinos. Estudió primaria y elemental en Huelva, y, en 1893 estudió Bachillerato en el colegio de San Luis Gonzaga, en el Puerto de Santa María, y obtiene el título en Bachiller de Artes.
Se translada Sevilla en 1896 para ser pintor, creyendo que esa era su vocación, donde frecuenta la biblioteca del Ateneo sevillano. Allí escribe sus primeras obras en prosa y verso. También empieza a colaborar en períodicos y revistas de Sevilla y Huelva.

Comienza la carrera de periodismo obligado por su padre, pero la abandona en 1899. En 1900 se traslada a Madrid, donde publica sus dos primeros libros de texto, Ninfeas y Almas de violeta. En 1901 ingresa en un sanatorio, en Burdeos, con una profunda depresión, debido a la muerte de su padre y la ruina familiar. Posteriormente regresa a Madrid, al Sanatorio de Rosario.

En 1902 publica Arias tristes e interviene en la creación de la revista literaria Helios. Además abandona el Sanatorio en el que se encontraba y se traslada al domicilio particular del Doctor Simarro. En 1904 publica Jardines Lejanos, y al año siguiente regresa al pueblo donde nació. Este período coincide con su época de mayor esplendor literario. 


Pasados seis años se vuelve a trasladar a Madrid, y allí conoce a Zenobia en 1913, de quien se enamora profundamente. Hizo varios viajes a Francia y a Estados Unidos, donde se casó con Zenobia en 1916. Este hecho y el redescubrimiento del mar serán decisivos en su obra, escribiendo Diario de un poeta recién casado, obra que marca la frontera entre su etapa sensitiva y la intelectual. A partir de ese momento comienza a escribir una poesía pura con una lírica muy intelectual.

En 1918 encabeza movimientos de renovación poética, logrando una gran influencia en la Generación del 27. Del año 1921 al 1927 publicó en revistas partes de sus obras en prosa, y de 1925 a 1935 publicó sus Cuadernos, donde se encuentran la mayoría de sus escritos.

En 1936, tras el estallido de la Guerra Civil, el poeta se ve obligado a abandonar España, trasladándose a Washington. Este momento marca en su obra, el paso de la etapa intelectual a la etapa suficiente o verdadera. En 1950 se muda a Puerto Rico, donde impartirá clases en la Universidad.

En 1956 recibe un Premio Nobel de Literatura otorgado por la Academia Sueca en Puerto Rico, donde vivió y trabajó gran parte de su vida. A los pocos días, su mujer muere de un cáncer que tenía desde hacía años. Él jamás se recuperará de esta pérdida y permanece en Puerto Rico mientras que Jaime Benítez, rector del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, acepta el premio en su nombre. Juan Ramón Jiménez fallece dos años más tarde, en la misma clínica en la que había fallecido su esposa. Sus restos fueron trasladados a España.