Defensa de las bajas pasiones, con La Felguera Editores y Servando Rocha



El próximo jueves 24 de julio, a las 19:30 horas, nos visita la editorial La Felguera para realizar una Defensa de las Bajas Pasiones y, de paso, revelarnos el secreto mejor guardado: el adelanto del catálogo de novedades para el segundo semestre de este año. Por ello, acudirá Servando Rocha, principal cabeza visible de la editorial, además de escritor y editor en La Felguera Editores.


Servando Rocha es un editor, escritor y ensayista español nacido en Santa Cruz de Palma en 1974. Es gerente de la editorial La Felguera, que también fundó.

Es especialista en los movimientos de vanguardia y de la contracultura europea y americana. Ha publicado numerosos ensayos sobre movimientos artísticos del underground como la Internacional situacionista o The Angry Brigade. En 1996 fundó el Colectivo de Trabajadores Culturales La Felguera, muy unido a la escena punk y contracultural de entonces. Bajo este nombre se publicó un fanzine y se realizaron numerosas acciones de carácter contracultural y de agitación entre el arte y la política. Hasta la fecha, La Felguera, como publicación bajo el sobrenombre de “la revista más comprometida del mundo”, ha visto la luz en doce ocasiones. El fanzine se convirtió en una publicación de referencia en el estado español. Sin embargo, sus editores, a partir del año 2004, se dedicarían a la labor editorial, hasta que en febrero de 2011 se disolvió como grupo de agitación mediante un comunicado titulado "Los trabajadores culturales desaparecen. Ahora los agentes secretos están en todas partes". La Felguera Editores se presenta como una sociedad secreta de espías literarios, y su catálogo "indaga en las mejores experiencias y fenómenos culturales de las últimas décadas, tanto en su calidad a la hora de revelar secretos como en su cualidad transgresora." Servando Rocha también participa como músico en grupos de rock. Durante nueve años fue batería de la banda Muletrain.

Además de varios ensayos, Rocha ha publicado una novela en 2009, Mirad a vuestros verdugos, "inspirada en el atentado de un grupo anarquista contra la furgoneta de la BBC que tenía que retransmitir la final de Miss Mundo en 1969". Su último libro es La Facción Caníbal. Historia del Vandalismo Ilustrado, "un libro lleno de esos hilos que unen unos nombres con otros, unos lugares con otros, unos rostros con otros. El arte, el terror y el radicalismo político unidos por un mismo rito, la historia de la fascinación del arte por el terror, desde Jack el Destripador y los disturbios de Londres hasta el punk y los atentados contra las Torres Gemelas". Se trata de una narración coral, con una gran presencia del rock and roll y todo tipo de teorías oscuras y de la disidencia cultural a partir de la fascinación del arte por el crimen. De este modo, ha llegado a decirse que la obra, en realidad, es "un artefacto incendiario, un mecanismo de detonación". Así, “asesinos en serie y sucesos horribles han ejercido una turbadora atracción en artistas, músicos, poetas, cineastas… Repasamos el inquietante influjo de personas como Myra Hindley en una cultura que remueve en la sangre y en las más bajas pasiones”. Alguna de sus obras se han publicado en otros países, como Nos estamos acercando. La historia de Angry Brigade, que en 2013 publicó la editorial francesa L´Échappée. Tanto sus propias obras como las de la Editorial que dirige, han generado un intenso debate. Los seguidores de Anonymous, por ejemplo, han sido vinculados a la Editorial, al basarse en "manuales de guerrilla de la comunicación, textos anarquistas y situacionistas, el catálogo completo de la editorial La Felguera y cualquier documento filtrado por Wikileaks" En la actualidad, Servando Rocha trabaja en la historia de un grupo de motoristas negros estadounidenses y colabora como columnista en distintos periódicos y revistas.

En febrero de 2014, publicó un libro sobre la relación entre Kurt Cobain y el escritor William Burroughs (Nada es verdad, todo está permitido)

Valle-Inclán y la bohemia, de José Esteban

El miércoles 16 de julio, desde las 20 horas, recordaremos a una de los escritores más brillantes e innovadoras de la historia de nuestro país, con la presentación de Valle-Inclán y la bohemia (Editorial Renacimiento), la última publicación del escritor, editor y periodista José Esteban. Junto al autor estarán el también escritor y habitual colaborador de la casa Juan Carlos Chirinos y el poeta y escritor Ernesto Pérez Zúñiga.



¿Fue o no fue bohemio Valle-Inclán? ¿Perteneció a esa tribu de iconoclastas que luchaban por el ideal del arte y por cambiar la vida del artista? Algunos ilustres valleinclanistas lo niegan. Valle-Inclán -dicen- nunca perteneció a ese grupo de desarrapados, de alcohólicos, de vagos en definitiva, que fueron tempranamente a la tumba y que no consiguieron dejar rastro alguno de su genio, si es que tuvieron alguno. Valle-Inclán -insisten- nunca pudo pertenecer a la llamada cofradía de la pirueta, ni practicó nunca el “sublime arte del sablazo”. Muy al contrario -persisten- nunca pidió un duro y nunca recurrió a un amigo, a pesar de las infinitas calamidades y privaciones a que se vio obligado. Para otros, Valle-Inclán siempre, hasta sus últimos días, fue un bohemio. Fue -también siempre- solidario con ese grupo de hampones y desarrapados y practicó sus mismos o parecidos ideales, tan degradados generalmente y tan denigrados por las llamadas gentes de orden.Tal confusión se produce por la pobre e ignorante opinión que las gentes de letras tienen de la bohemia, y aún peor de los bohemios. Cuando se pronuncia esa desprestigiada palabra, todo el mundo la asocia a la mendicidad, al sablazo, a la hamponería desvergonzada. Pero la bohemia no es eso, o al menos no es sólo eso.


José Esteban (Sigüenza, Guadalajara, 1936) ha repartido su vocación literaria entre la edición, la investigación, la crítica y la novela. Como escritor ha cultivado numerosos géneros y en el catálogo de Renacimiento y Espuela de Plata pueden encontrarse una buena muestra de sus trabajos con libros como Vituperio (y algún elogio) de la errata (2002), Judas... ¡Hi... de puta! Insultos y animadversión entre españoles (2003), Las mil y una palabras de casa de putas (2005) o El epigrama español (2008). Su labor como librero y editor de Turner fue fundamental para animar la cultura española durante el postfranquismo y la transición. Desde entonces ha sido responsable y asesor de un sinfín de ediciones, sobre todo de autores bohemios o finiseculares, y actualmente dirige para la Editorial Renacimiento la colección Biblioteca de Rescate, donde han aparecido ediciones suyas de Isidoro López Lapuya, Ciro Bayo o Manuel Ciges Aparicio.