Oselito en Rusia, seguido de Oselito extranjero en su tierra, de Andrés Martínez de León

El viernes 27 de junio, a las 20 horas, dedicamos un acto a la serie del dibujante, humorista y escritor Andrés Martínez de León, Oselito en Rusia y Oselito extranjero en su tierra, editado en un sólo volumen por la editorial Almuzara. Para recordar a tan brillante figura, contaremos con la presencia de su nieto Manuel J. Martínez de León, presidente de la Fundación Martínez de León, y de Juan Manuel Riesgo, del Instituto de Humanidades de la Universidad Rey Juan Carlos. 


En la primavera de 1936, el popular dibujante, escritor y humorista Andrés Martínez de León (1895-1978) publica su viaje"a la Rusia comunista", realizado con motivo del XVIII aniversario de la Revolución, y lo hace a modo de cómic y a través del célebre protagonista de sus historietas de humor, Oselito. Con Oselito en Rusia, Martínez de León se convierte en un pionero de la novela gráfica y da cuenta de sus extraordinarias dotes de escritor. Además de las más de doscientas viñetas, nos ofrece una original narración figurada en la que el propio Oselito cuenta a su modo toda la experiencia, con enormes cargas de profundidad y de humor, hasta el punto de hacer hablar andaluz al mísmísimo Stalin mientras lo convence de que los toros son imprescindibles para la revolución. En un momento especialmente convulso en España, Oselito se nos presenta entre la imparcialidad política de un"pintoresco séneca"y rotundas afirmaciones que contrastan con"ese infierno... que tos pintan", de modo que resiste la comparación y el contrapunto con toda la literatura del momento sobre Rusia, especialmente con El maestro Juan Martínez que estaba allí, de su amigo Chaves Nogales. Dos años más tarde, en plena guerra civil, Oselito vuelve a ser protagonista de una aventura sin igual. Martínez de León realiza Oselito extranjero en su tierra -que publicamos aquí por primera vez desde su edición original en 1938-, en la que nuestro personaje decide infiltrarse en el frente enemigo para certificar que realmente está plagado de alemanes, italianos, moros y portugueses. Sátira despiadada del"bando nacional"y sus líderes, Franco y Quiepo de Llano, sorprendente por su humor en medio de la batalla, este libro deja magistrales historietas para el recuerdo de un dibujante y humorista genial. Nuestra edición se enriquece con un genial prólogo, un manuscrito inédito del propio Martínez de León contando la génesis de Oselito, y varios apéndices con una muestra de las entregas en prensa de Oselito en Rusia, una"entrevista a Oselito"en 1934, carteles de la guerra con Oselito como protagonista.


Andrés Martínez de León (Coria del Río, 1895 - Madrid, 1978) fue un pintor e ilustrador sevillano. De joven se matricula en la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla. En los primero años del siglo XX, trabaja como ilustrador ceramista en Triana. En 1915 publica su primera ilustración, en la revista “Sevilla y sus fiestas de primavera”, donde repetiría al año siguiente.

A partir de 1918 comienza a colaborar en la prensa nacional y local. Es en El Noticiero Sevillano, donde publica por primera vez su popular viñeta del personaje satírico de Oselito. El ilustrador, muy aficionado a los toros, crea Oselito como trasunto humorístico de Joselito El Gallo, fallecido por aquellas fechas. Lo representa con sombrero de ala ancha, pajarita, chaquetilla corta clara, pantalón negro, y con la mano izquierda generalmente en el bolsillo.

En la década de los veinte, publica en El DebateHeraldo de Madrid, Semana Gráfica y Blanco y Negro. También siguió colaborando en todos los periódicos sevillanos de la época, La Unión, El Correo de Andalucía, y El Liberal de Sevilla. Desde 1922 trabaja permanentemente para el periódico madrileño El Sol, con una serie de viñetas diarias, ambientadas en escenas típicas sevillanas.

En 1931 se traslada a Madrid, donde continúa colaborando en El Sol. A partir de 1933 se traslada a La Voz y a El Liberal de Madrid. En 1935 viajó a Moscú para asistir, por encargo de La Voz, al XVIII aniversario de la Revolución rusa. Fruto del viaje fue "Oselito en Rusia", editado en 1936.

Al estallar la guerra civil, se alista en el ejército republicano donde realiza viñetas para los periódicos de trinchera, especialmente para “La Voz y “Frente Sur”, donde su célebre personaje Oselito, se transforma en miliciano. A medida que la guerra avanza, la influencia de sus contactos con los intelectuales comunistas, tales como Pedro GarfiasMiguel Hernández y Alberti, radicalizan sus trabajos. Especialmente a partir de su traslado a Valencia donde trabaja regularmente en el periódico del partido, Frente Rojo.

Tras finalizar la guerra, se traslada a Madrid, donde se le acusa de propagandista comunista. Fue condenado a la pena de muerte, conmutada en 1942 a prisión de treinta años y un día de prisión. En 1945 se le indulta y se traslada a vivir a Sevilla.

En los años cincuenta colabora regularmente en el periódico, España de Tánger, y en la revista humorística Don José. En 1958 como consecuencia del cincuentenario del Real Betis Balompié, ilustra un libro donde se narra la historia del equipo y cuyo personaje, Oselito, es el hilo conductor de todo el argumento. Muere en Madrid en 1978.