La Uni en la Calle con Mirta Núñez

Este sábado, 9 de marzo, a las 17 horas, acogemos por segunda vez la iniciativa de La Complu en la Calle guiados por Mirta Núñez, profesora titular en el departamento de Historia de la Comunicación Social en la Universidad Complutense de Madrid. En esta ocasión la clase versará sobre Los campos de concentración en la España de Franco y la apoyaremos con los libros Franco: la represión como sistema y La junta de defensa de Madrid. Noviembre 1936-Abril 1937, del recientemente fallecido Julio Aróstegui.


Mirta Núñez Díaz-Balart es una historiadora española de origen cubano, autora de varios libros sobre la Guerra Civil española y el franquismo y profesora titular en el departamento de Historia de la Comunicación Social en la Universidad Complutense de Madrid, del que actualmente es directora. La obra de Mirta Núñez gira en torno a dos ejes fundamentales, la propaganda y la prensa durante la Guerra Civil (tema del que tratará la charla en La Fugitiva), y las víctimas del franquismo a lo largo de la dictadura, con especial dedicación a las más vulnerables: las mujeres y los niños.


MANIFIESTO

Hoy sábado 9 de marzo, la comunidad académica madrileña (personal docente e investigador, personal de Administración y Servicios y alumnado) de las seis universidades públicas de Madrid, UNED y CSIC salimos a la calle y a otros lugares de acceso abierto con los siguientes objetivos:

  • Mostrar abiertamente nuestra labor cotidiana para que la ciudadanía sea consciente de que no puede haber una sociedad democrática y avanzada sin una buena universidad, pública y accesible sin discriminación alguna.
  • Denunciar el estrangulamiento económico al que están sometiendo a las universidades públicas madrileñas las autoridades de la Comunidad de Madrid y del Estado central y que está poniendo en peligro su función social, investigadora y docente así como el futuro de la generación de profesores más preparada de la historia española, como se comprueba en el último informe de la comisión de “expertos”.
  • Denunciar el intento de poner la universidad pública primero al servicio de las grandes empresas y bancos, y después bajo su gobierno directo.
  • Denunciar la merma de autonomía universitaria y el progresivo retroceso de los modelos de gestión y gobierno participativos; creemos que, por el contrario, se deben incrementar los mecanismos de participación democrática interna de cara a la necesaria renovación y mejora de la universidad.
  • Exigir la eliminación de la brutal subida de tasas que ha sufrido el alumnado este año e implementar una política de becas públicas general y suficiente, pues solamente una universidad accesible a toda la población es una universidad democrática y realmente útil a la sociedad (no sobran personas tituladas sino que faltan puestos de trabajo cualificados).
  • Exigir condiciones dignas y estables para la plantilla de las universidades públicas y centros de investigación, tanto de personal de administración y servicios como de personal docente e investigador y de los trabajadores y trabajadoras de empresas contratadas, como reprografía, cafetería y limpieza.
  • Exigir becas y contratos de investigación suficientes y en condiciones dignas para las y los investigadores en formación, cuya precariedad aumenta con los recortes económicos en becas y ayudas.
  • Exigir el cese de los recortes en I+D+i y una financiación presupuestaria  suficiente para alcanzar el objetivo del 2% del PIB en 2015.    
  • Exigir la derogación del decreto 14/2012 que conculca el principio constitucional de autonomía universitaria y mostrar un rotundo rechazo a la nueva ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), también conocida como Ley Wert, así como de las propuestas que con el pretexto de reformar y mejorar la calidad y la eficiencia del sistema universitario español contribuyen a su deterioro, puesto que no redundan en una mejora real.
  • Exigir una defensa coherente y digna de los organismos públicos de investigación y de las universidades públicas por parte de las autoridades académicas, evitando cruzar líneas rojas que impliquen la participación cómplice en su desmantelamiento.
  • Exigir la rectificación inmediata de las políticas actuales por parte de las autoridades competentes  de acuerdo con lo expuesto en los puntos anteriores.

Esta iniciativa es solidaria con el resto de luchas y reivindicaciones que se están llevando a cabo en defensa de la educación, la sanidad y otros servicios públicos, así como con todas las personas que están sufriendo el actual proceso de desposesión colectiva.