La señora Bovary

El jueves, 27 de septiembre, a las 20 horas presentamos la nueva publicación de los clásicos de la editorial Alba, La señora Bovary de Gustave Flaubert. Y no, no nos equivocamos, la nueva traducción dice así, señora y no madame. Para hablar de este clásico de la literatura tendremos a una invitada de lujo, María Teresa Gallego, Premio Nacional de Traducción y encargada de esta señora Bovary, acompañada de Luis Magrinyà, escritor y traductor.


Considerada unánimemente una de las mejores novelas de todos los tiempos, La señora Bovary narra la oscura tragedia de Emma Bovary, mujer infelizmente casada, cuyos sueños chocan cruelmente con la realidad. Al hechizo que ejerce la figura de la protagonista hay que añadir la sabia combinación argumental de rebeldía, violencia, melodrama y sexo, «los cuatro grandes ríos», como afirmó en su día Mario Vargas Llosa, que alimentan esta historia inigualable. La publicación de esta obra en 1857 fue recibida con gran polémica y se procesó a Flaubert por atentar contra la moral. A través del personaje de Bovary, el autor rompe con todas las convenciones morales y literarias de la Burguesía del siglo XIX, tal vez porque nadie antes se había atrevido a presentar un prototipo de heroína de ficción rebelde y tan poco resignada al destino. Hoy existe el término bovarismo para aludir aquel cambio del prototipo de la mujer idealizada que difundió el romanticismo, negándole sus derechos a la pasión. Ella actúa de acuerdo a la pasión y necesidad que siente su corazón de avanzar en la búsqueda de su felicidad, pasando por los ideales establecidos para la mujer en esa época. Rompe con el denominado encasillamiento al que la mayoría de mujeres estaban sometidas.


María Teresa Gallego Urrutia (Madrid, 1943) es licenciada en Filología Francesa por la Universidad Complutense de Madrid, trabaja como traductora de literatura francesa desde el año 1960 y ha enseñado la lengua francesa en diferentes centros de enseñanza. En el año 1974 obtuvo la cátedra de Francés del Instituto Gregorio Marañón de Madrid. Por su trayectoria como traductora ha recibido diversos reconocimientos, como el Premio Nacional de Traducción de Lenguas Románicas por Diario del ladrón, de Jean Genet en 1977. El Premio Stendhal por Impresiones de África, de Raymond Roussel en 1991. En 2003 recibió la condecoración Ordre des Arts et des Lettres, que concede el gobierno francés y en 2008 el Premio Nacional a la Obra de un Traductor. En 2011 ha recibido el premio Mots Passants que concede el Departamento de Francés de la Universidad Autónoma de Barcelona por El horizonte de Patrick Modiano. Desde el curso 2008-2009 da clases de traducción literaria en el Instituto de Traductores de la Universidad Complutense de Madrid. Es socia fundadora de la asociación ACE Traductores y en la actualidad pertenece a su Junta Rectora.